domingo, 30 de junio de 2013

ENSAYO: “LA INVESTIGACIÓN EDUCATIVA UN ACTO ÉTICO.”

Autor:
MSc. Darwin García
C.I: 12.697.733


INTRODUCCIÓN

       La ética es una característica humana, social y cultural. Es la conjunción de la libertad de la voluntad y la responsabilidad personal. Es la capacidad de reflexionar, de comparar, de decidir, de escoger, de equivocarse o de aprender. Es asumir la autonomía personal y la independencia de criterio, es el derecho a ser diferente. La ética es la reflexión sobre lo que consideramos bueno o malo, adecuado o no, conveniente o inconveniente. Ante esta premisa surge  la preocupación por los aspectos éticos que encierran las investigaciones, por tal razón me parece interesante, revisar  los  criterios o requerimientos que una investigación debe satisfacer, para que sea considerada ética.

        En los últimos años se han realizado diferentes códigos de ética y normas de actuación para la investigación educativa. En la mayoría destacan  la protección de los seres humanos, como  investigador, donde se dé a conocer su orientación y
valores,  respetando las condiciones de su intimidad y estilo de trabajo, buscando siempre dar respuestas a cuatro problemas éticos fundamentales, tales como; Ocultar a los participantes la naturaleza de la investigación o hacerles participar sin que lo sepan, exponer a los participantes a actos que podrían perjudicarles o disminuir su propia estimación, invadir la intimidad de los participantes y privar a los participantes de los beneficios. Motivado por esta realidad cabe destacar la importancia de la ética en una investigación a través del referido ensayo, donde se pondrá de manifiesto principios, fundamentos teóricos y reflexiones personales que develaran el verdadero sentido, de una investigación educativa como un acto ético.

CUERPO 
       Desde mi óptica personal puedo expresar con propiedad, que la investigación educativa, como acción humana debe ir de la mano con el componente ético. Ser ético es parte de un proceso de planeación, tratamiento y evaluación inteligente y sensible, en el cual el investigador busca maximizar buenos productos y minimizar el riesgo y el daño. La investigación educativa puede considerarse como buena, si las repercusiones producidas logran afectar la práctica y se incrementa el conocimiento en la teoría educativa positivamente.

        Es en la práctica cotidiana del investigador es donde se presentan la mayor parte de los dilemas éticos que resolver, y es en ese momento donde más información y  apoyo debe tener el investigador. Cualquier indagación con participación de investigación humana necesariamente involucra cuestiones éticas, que invitan a  determinar constantemente desaciertos y obstáculos a resolver en el proceso de investigación. Sieber, (2001:13).

       En este sentido  no es posible centrarse sólo en la calidad del conocimiento que se produce, como si la descripción de los hechos o descripción teórica fuera lo que más importa.   Al respecto considero que debemos siempre estar atentos a  acciones correctas e incorrectas como investigadores, relacionadas con el enfoque de investigación que se aplique, cualitativo o cuantitativo, con el objetivo de fomentar respuestas de mejora y solución.

    Mi experiencia personal en mi proceso de investigación me ha llevado a determinar una serie de principios que deben orientar la confiabilidad ética de la investigación. Tales principios se fomentan desde las siguientes acciones;
Respeto por la privacidad y la confidencialidad son el corazón de la conducta de la investigación ética, con los sujetos participantes. Folkman, (2001).

      Estos principios se derivan de otros como el derecho de autonomía, al beneficio y el de confianza. La privacidad tiene dos grandes aspectos. El primero tiene que ver con el derecho del sujeto de elegir qué información, en qué tiempo y
circunstancias, que actitudes, creencias, conductas y opiniones quiere compartir.

     El segundo se refiere al derecho de la persona de no dar la información que no quiere compartir. Con el derecho de  la  confidencialidad la cual tiene que ver con acuerdos acerca de los que los investigadores u otros responsables pueden hacer con los datos. Es importante tener presente  normas que obligan a los investigadores a denunciar  hechos inadecuados con condiciones especiales que afecten el normal proceso de la investigación.

      La mayor parte de las investigaciones tienen potencialmente el riesgo de generar conflictos, estos permiten al investigador comprender sus responsabilidades a la ciencia, a la sociedad, a los estudiantes y a los participantes del proceso de la investigación (Smith, 2001) Pienso que nosotros los investigadores en algunas oportunidades se nos hace difícil seguir un principio ético sin violar algún otro, en esas situaciones, la meta es diseñar la solución más razonable. Lo que todos o la mayoría queremos o deseamos no siempre coincide con lo justo y bueno. Camps, (2003:171) Es una situación de tensión entre el beneficio o riesgo individual y el beneficio o riesgo social o del uso del conocimiento.

     Lo que distingue la investigación educativa con tinte ético de otro tipo de investigación, es su uso y relevancia en la práctica educativa. De acuerdo con Nixon y  Sikes (2003: 2), no es sólo pensar en conocimiento útil y relevante sino que lo educativo, requiere de una más holística comprensión para lograr asimilar mejor el enfoque ético que debe llevar la acción de explorar un conocimiento. La investigación educativa está cimentada, epistemológicamente, en los fundamentos morales de la práctica educativa. Son sus propósitos epistemológicos y morales los que subrayan la utilidad y la relevancia de la investigación educativa que importa. La utilidad y la relevancia no sólo implican impacto e influencia, involucra una reconceptualización radical acerca de lo que educativamente se define como útil y relevante, ya que es potencialmente peligroso desarrollar fines que no valen la pena educativamente.

        La investigación educativa, no es sobre educación, sino investigar con un propósito educativo, requiere de preguntar a los prácticos que debe ser educativo de la investigación. Nixon y Sikes,( 2003). No es sólo sobre la escuela donde sería necesario actuar, sino preguntarse por la mejora de la sociedad en su conjunto, pero debe ser iluminada por los  buenos trabajos que nosotros los investigadores pudiéramos hacer desde un escenario triangular con esencia ética; teoría-práctica- investigación.

     Hoy en día surge en mi la necesidad  de redimensionar y retroalimentar desde mi rol docente, el verdadero sentido de la ética en la investigación educativa, donde predomine un NO rotundo a la mediocridad, mentira, irrespeto y plagio de conocimiento en el accionar de un investigador. Los docentes estamos llamados a ser investigadores natos con bases sólidas en los valores y buenos principios. Como olvidar que somos agentes multiplicadores y forjadores de futuro, por tal razón debemos ser ejemplos vivos en la aplicación de investigación-acción con valores definidos en la responsabilidad, honestidad, libertad, respeto por lo ajeno y propio, sentido de pertenencia, creatividad, autonomía y justicia; sendero axiológico significativo que nos llevará a una autentica ética en la investigación, por ende tendremos moral con que exigirles a nuestros estudiantes a ser excelentes investigadores en su proceso de aprendizaje.

       Se quiere discípulos en educación,  proactivos con un gran sentido de pertenencia por lo que explora en el maravilloso mundo del saber, y así obtener una relevante estimulación para construir un aprendizaje acorde a las exigencias personales y sociales.


CONCLUSION

         Los principios de la investigación  ética son universales, es decir, no dependen de los límites geográficos, culturales, legales o políticos. Pero la disponibilidad de los recursos necesarios para garantizarlos no es universal. Por otro lado, cada investigación es particular, tiene lugar en un contexto cultural concreto y un entorno local.

         Hoy quizás una crisis económica, política puede ser superada pero la crisis ética con afectación de lo moral tiene efectos irreversibles para el ser humano dada la mutación social que genera, permeando todas las esferas donde el ser humano interactúa. Para el caso que nos ha ocupado durante todo este recorrido analítico sobre la ética en la investigación educativa, nos pone a pensar y reflexionar sobre todos aquellos aspectos que en el proceso de una investigación deben estar presentes para que ella se realice de la forma más objetiva desde lo ético apoyándonos en los principios inherentes a la investigación como el respeto a las personas en toda su dimensión de ser humano así mismo que esa investigación genere y propenda por el bienestar con criterios de justicia teniendo como fundamento todo aquello que se considere moralmente correcto . Al respecto puedo concluir que la ética viene del griego ethos que significa Carácter y Forma de Vida. Lo cual nos dice que el comportamiento, los deberes y principios de la persona deben ser asumidos de manera libre y espontanea.          Pero también podemos entender y resumir la ética desde el conocimiento vulgar, más vinculado a cada uno de los actos que se realizan cada día, en diferentes ámbitos de la vida.

       He señalado que, si bien el investigador por definición tiene un compromiso fundamentalmente con la verdad, el investigador educativo al menos sí quisiera ver el impacto de los resultados de su quehacer sobre la realidad educativa, quisiera ver una clara relación entre sus investigaciones y la innovación educativa. Digo esto porque existe una orientación ética de la investigación educativa. Esta orientación se traduce en un compromiso con el servicio a la educación del país.  Este compromiso puede tomar varias formas con el fortalecimiento de la línea de investigación, con la consolidación institucional, con la formación de nuevos educadores o investigadores), pero sin duda una de ellas tiene que ver con llevar el conocimiento producido a quienes toman las decisiones y promover su uso adecuado. El compromiso a menudo se manifiesta en una preocupación por influir en esta realidad educativa, coyuntural y estructural, reconociendo y manejando de  manera adecuada las enormes diferencias entre las lógicas y los tiempos de la investigación en un correcto camino ético.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada