miércoles, 19 de junio de 2013

La ética herramienta de la investigación


REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL “RAFAEL MARIA BARALT”

VICERRECTORADO ACADEMICO

PROGRAMA POSTGRADO

ETICA Y VALORES EN INVESTIGACION EDUCATIVA

 

 

 

 
 

 

LA ETICA HERRAMIENTA DE LA

INVESTIGACION

                                                                                                                   

  

 

 

Participante:

·         Ingrid Villalobos

C.I: 4.525.488

Profesora:

Marlene Pinto

 

Maracaibo, junio de 2013

 

 

     Para reflexionar sobre la ética como herramienta en la investigación educativa se debe conceptualizar sobre la ética en general.

“El termino ética deriva de ethos griego, que significa costumbre y, por ello se ha definido con frecuencia la ética como la doctrina de las costumbres, sobre todo en las direcciones empiristas, el termino ética es tomado primitivamente solo en un sentido adjetivo, se trata de saber si una acción, una cualidad, una virtud o un modo de ser son o no son éticos. En la evolución posterior del sentido del vocablo, lo ético se ha identificado cada vez más con lo moral, y la ética ha llegado a significar propiamente la ciencia que se ocupa de los objetos morales en sus formas, la filosofía moral” (Ferrater. 1991:594).

     Cualquier indagación científica con participación de investigación humana necesariamente, involucra cuestiones éticas que impregnan el que hacer de las investigaciones cualitativas en el ámbito educativo aparece en ocasiones de forma imprevista en el día a día de las tareas de investigación. El investigador se ve obligado a tomar decisiones que requieren un posicionamiento ético, y sin embargo en muchas ocasiones dichas opciones no se abordan desde este punto de vista, sino como medidas prácticas, metodológicas o estratégicas acerca del proceso de investigación. Más tarde, tras un periodo de reflexión, son identificadas como elecciones éticas. (Deyhle. 1992:597).

     Las elecciones éticas debemos mantenerlas protegidas para contribuir a salvaguardar la dignidad y los derechos de todos los(as)  participantes actuales y potenciales de la investigación, velando por su seguridad y bienestar aspectos que considero de vital importancia en la investigación educativa, aunado a que todo acto ético debe ser realizado con responsabilidad.

     Como indica Márquez (2001: 633) la ética del investigador debe estar soportada por una voluntad de actuar siempre con la verdad y honestidad de acuerdo a la comunidad científica a la cual pertenece y a su contexto social. La condición ética de la investigación ha sido gobernada por una combinación de factores que se fundan desde los códigos de conductas específicos sin dejar a un lado el código de ética del investigador tipificado claramente en 10 literales los cuales por si solos se explican.

     Dichos códigos son de vital importancia en toda investigación por que rigen la práctica que preserva la situación de prestigio profesional de los investigadores científicos de diversas disciplinas, entre ella la investigación educativa. Estos códigos tienen 2 funciones; la primera identificar el estatus profesional de la categoría de trabajo, estableciendo sus obligaciones, funciones, prácticas; y en segundo lugar, los códigos de ética constituyen un intento de explicar que el ejercicio de la profesión tiene un compromiso hacia el bienestar de la misma y de las personas a las cuales se dirige, por encima de cualquier otra consideración. Con relación al código de ética del investigador el artículo 2: “cumplirá las normas institucionales y gubernamentales que regula la investigación, como las que velan por la protección de los sujetos humanos, el confort y tratamiento humano de los animales y la protección del ambiente” se ve reflejado en el consentimiento informado, el cual es un código ético que responde a una ética kantiana.

     El consentimiento informado  implica que los sujetos de la investigación tienen derecho a ser informados, el derecho a conocer la naturaleza de la investigación y las posibles consecuencias de los estudios en los cuales se involucran. (Punch, 1994: 83-97). Tal es el caso que en una investigación en donde los actores pueden ser docentes, alumnos jamás debe ocultarse su participación, o hacerles participar sin que lo sepan, tampoco se debe exponer a los participantes a actos que podrían perjudicarle como sería el invadir la intimidad de los participantes y es aquí donde entra la ética brindándole la protección.

     La investigación y la ética están estrechamente vinculadas ya que en todo acto investigativo deben existir reglas y normas que deben utilizar y ejecutar los actores. El investigador ha de tener siempre en cuenta los criterios establecidos a priori de la propia investigación para poder decir que se ha ajustado a la ética, dicha premisa se ve reflejada en la siguiente reflexión:

            “Cumplamos nuestra misión de investigadores comprometidos, con sentido de urgencia. Hay un verso del poeta Jaime Sabines que me viene continuamente a la memoria y por ello me gusta repetirlo. Dice así: la eternidad se nos acaba, la eternidad se vuelve finita y se consume y extingue en cada niño que se queda sin escuela, en cada generación perdida” (Latapi, 2007:16).

     De las tres perspectivas de investigación definidas por Jesús Ibáñez (1986.6) la cualitativa o estructural es la que se enfrenta a los mayores dilemas éticos. Incapaz de escudarse en la cosificación racionalizada de los datos estadísticos, como sucede en la perspectiva distributiva o cuantitativa, pero al tiempo cerrada a la intervención activa en lo social a través de la utilización de sus resultados por parte de los mismos sujetos a los que investiga.

     La búsqueda de una ética que fundamente la práctica cualitativa no pueden anclarse en perspectivas positivistas, que de todos modos no encajan demasiado bien con la metodología cualitativa. No una epistemología que persiga la recuperación de los sujetos que investigamos y que promueva una acción transformadora en y por parte del sujeto investigador no puede partir de la defensa de la objetivación y la distancia emotiva. Así pues, buscaremos en propuestas que no hayan partido del poder, ni de las concepciones dominantes de la ciencia y el conocimiento; aquellas que solemos conocer como críticas.

     En conclusión la posición de la ética en la investigación educativa es indudablemente central, su rol es considerado como preponderante en la mejora del investigador educativo, y en el desarrollo de nuevas maneras de afrontar los fenómenos contemporáneos, que obliga la profundización teórica y estudio científico.

     Por todo proceso ello se hace necesario que en todo educativo se refuercen los rangos éticos, para continuar creando profesionales que se conviertan en agente transformadores de la sociedad donde ejercen su acción inmediata.

     Los investigadores docentes esperamos que con nuestros aportes podamos contribuir a mejorar las prácticas educativas, y las escuelas.


BIBLIOGRAFIA
 

·         Código de ética del investigador

·         Deyhle, DL; Hes, G.A y Le Compte M.D. (1992) Appracing ethical issues for qualitature researchers in education. California; academic press

·         Ibáñez, Jesús, “como se realiza una investigación mediante grupos de discusión”. Enmanuel García Fernando, Jesús Ibáñez y Francisco Alvira (comps.), el Análisis de la Realidad Social. Métodos y técnicas de investigación, Alianza,Madrid.

·         Latapi, P (2007, noviembre). La investigación educativa entre pasado y futuro. Conferencia de Clausura del IX congreso nacional de la investigación educativa.

·         Márquez, Alvaro. Ética del investigador. Revista venezolana de gerencia. Año 6, N° 16, 2001.

·         Mora, Ferrater J. Diccionario de filosofía Ed. Círculo de lectores, B. 1991-

·         Punch, M. (1994). Politics and ethics in qualitative research. En N.K. Denzin e Y. S. Lincoln (Eds.) Handbook of qualitative research (pp. 83 – 97). Londres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada