miércoles, 3 de julio de 2013

Articulo.- La Etica en la Investigacion: Respeto y Transparencia del Investigador

LA ÉTICA EN LA INVESTIGACIÓN: RESPETO Y TRANSPARENCIA
DEL INVESTIGADOR

TRAINING AND RESEARCH PRODUCTIVITY OF UNIVERSITY TEACHERS IN THE LATIN AMERICAN CONTEXT

Reinozo, Néstor

RESUMEN

El presente artículo tiene como propósito, analizar la ética en la investigación: respeto y transparencia del investigador Se  sustentó  teóricamente en los fundamentos de Galarce (1996), Rios (2004), Ferrer (2004), Sánchez (1997) entre otros. Fue una investigación  de tipo documental, con un diseño bibliográfico, desde la crítica reflexiva de la realidad contrastada con los enfoques teóricos. Entre los hallazgos más importantes se puede afirmar que muchos docentes universitarios muestran debilidades en sus  actuaciones apartados radicalmente del recto proceder en el campo de la investigación, aunado a ello, su desenvolvimiento moral para tratar con respeto y transparencia los diversos asuntos concernientes a la creación y difusión de los conocimientos. Se concluye que para que el docente investigador se conduzca éticamente en el ejercicio de su profesión, no basta con el establecimiento de normas y códigos, sino que su actuación este basada en valores éticos-morales, comprendiendo además las implicaciones de sus actuaciones, en cuanto al impacto positivo o negativo reflejado en su contexto.

Palabras claves: ética, investigación, respeto, transparencia.

ABSTRACT

This article has as purpose to analyze the research ethics: respect and transparency of the researchers, is been theoretically sustance on Galarce (1996), Rios (2004), Ferrer (2004), Sánchez (1997) fundamentals, among others. It was a documentary research, with a bibliographical design, from the critical reflective reality contrasted with theoretical approaches. Among the most important findings it can be confirm that many faculties have weaknesses in their performances of good behavior in the research field , beside, their moral development to treat with respect and transparency  various matters concerning to creation and dissemination of knowledge.

Key Words: ethics, research, respect, transparency.

Coordinador Académico Rural de la Secretaria de Educación Regional Zulia. Docente facilitador en la Universidad de Mérida Valle del Momboy. Docente facilitador en el Instituto Universitario “Monseñor Rafael Arias Blanco”. Jurado externo en la Universidad Rafael Belloso Chacín.

Introducción

La realidad del siglo XXI plantea a las Instituciones de Educación universitaria un proceso de cambio y transformación, con el propósito que las mismas estén a tono y su actuación se corresponda con lo que la sociedad espera de ellas. De allí que la nueva universidad que se construye desde los inicios del siglo XXI, se propone entre otros aspectos, lograr en los docentes universitarios una formación integral como docentes investigadores bajo profundos principios éticos que le permitan una alta competencia profesional en el ámbito específico de su desempeño científico, técnico, social y cultural, así como tener un elevado compromiso social con los intereses de la nación.
Aunado a lo anterior, la complejidad que caracteriza a este siglo  obliga a nuevas reinvenciones en la construcción del conocimiento, todo, ello le indica a las instituciones universitarias y a su colectivo, a asumir la función de la investigación como un proceso social complejo, gestora del conocimiento y promotora de la ética profesional dentro de su legado, así como al establecimiento de un código deontológico para unificar acuerdos que permitan construir una actitud ética en los profesionales de la docencia y por ende, en la investigación educativa, así  los investigadores educativos  deben  vincular el desarrollo del  tema de investigación con cuestiones de interés para la vida cotidiana de las personas, tanto en el ámbito social como familiar e institucional.
Paralelo a esto, las Universidades deben pensar en una sociedad con  valores donde la solidaridad este presente y contribuya al logro de la igualdad social, donde se atienda la formación de un ciudadano crítico y abierto a todas las sociedades, sin perder el norte del valor humanístico del conocimiento, en contraposición con un sentido utilitario.. Sin duda una institución trasciende cuando incorpora a su proyecto académico actividades de investigación como un elemento esencial para impulsar  la superación del trabajo intelectual.
El interés del estudio, es analizar la ética en la investigación: respeto y transparencia del investigador, ante los principios éticos en  los  investigadores  o quienes aspiren serlo, salvaguardando la honestidad intelectual  en el trabajo científico con responsabilidad, recto proceder, respeto, transparencia desde cada profesión dando respuesta  a múltiples situaciones, el estudio es relevante por cuanto aborda una realidad de reciente impulso para el mejoramiento del docente universitario siguiendo los principios  que demanda su rol,
Es por ello, que la ética en una profesión es la obligación de una conducta correcta porque estudia los actos humanos, tiene que ver con la profesión y con el “debe ser así” y tiene una justificación de por qué se hace de esa manera, y de aquí dependen las decisiones profesionales que tomamos,  la falta de ética  en  la formación como docentes investigadores conduce a serios problemas tanto de mérito académico como de carácter legal ya que el autor a quien se plagia sus ideas o aportaciones puede entablar una demanda por la comisión de este delito.
En este sentido,  la ética  investigativa del docente  se hace urgente en su rol de investigador para que intervenga y se comprometa de manera reflexiva y critica en el  proceso de transformación histórica y social,
que lleva al mejoramiento de la calidad de vida de los hombres y mujeres
en su entorno.
Desde el punto de vista de este nuevo enfoque, la sociedad del conocimiento plantea la formación ética de los docentes investigadores no para acumular conocimientos sino para investigar, pensar, comunicarse, tener iniciativa, aprender a trabajar por su propia cuenta con respeto y  transparencia contribuyendo al desarrollo colectivo. De acuerdo con este planteamiento, el docente debe asumir su papel protagónico en la transformación del sistema educativo; para eso, se requiere de un futuro docente que rompa con la concepción de una simple transmisión del saber y que participe activamente en la investigación de su propia práctica y en la resolución de los problemas que le plantea su entorno social.

La ética  investigativa del docente

La ética es un pilar fundamental de los seres humanos, una forma de organizar su acción para no destruirse. Según Bello (2008:58,),”es la obligación de una conducta correcta” por lo que se puede considerar a la ética  investigativa del docente universitario  como factor básico para el logro de una eficiente formación de los recursos humanos altamente preparados que constituye una de las misiones fundamentales de la educación universitaria. Dentro de esa misión, se le exige al profesorado universitario, promover, generar y difundir conocimientos por medio de la investigación formando profesionales idóneos que participen eficazmente de manera transparente y responsable en el desarrollo del país, proporcionándole un capital humano formado de manera integral, para llevar desarrollo y progreso al ámbito de su accionar.
Por esta razón, se ha hecho necesario que los docentes universitarios incorporen en sus prácticas herramientas que mejoren sus habilidades, destrezas y actitudes como entes planificadores y dinamizadores de la producción de conocimiento. Esto implica la modificación de la labor del docente tradicional, que busca limitar la creatividad del estudiante, haciéndose necesario adentrarse en nuevos enfoques teóricos  dando un gran paso al establecimiento  de un código de ética en la investigación educativa
Aunado a lo anterior, .una ética investigativa toma en cuenta las múltiples situaciones a las que hay que dar respuesta, con ética profesional, convirtiéndose  en una parte de cada acto profesional individual que incluye la intención  y el efecto que se quiere conseguir  por lo que las universidades pueden  ser agentes muy poderosas en promover  el equilibrio democrático en la actividad de investigación

La investigación educativa y ética del docente investigador

La investigación educativa para Sánchez. (1997: 158), puede: Observarse como acciones sistemáticas con objetivos propios, que apoyados en un marco teórico o  referencial, en un esquema de trabajo y con una perspectiva definida, interpretan o actúan sobre la realidad educativa, organizando nuevos conocimientos, teorías, métodos, medios, sistemas, modelos, patrones de conducta y procedimientos educativos o modificando los existentes.

         Bajo la afirmación realizada por el autor, la investigación educativa tiene como rasgo distintivo el hecho de estar centrada en el ser human, por lo tanto debe llevar implícita una dimensión ética que garantice el respeto, la valoración y la protección de la integridad física, mental y emocional de las personas a quienes está dirigida. La ética es el compromiso que se adquiere con uno mismo de ser siempre más persona”, la ética se refiere a una decisión interna y libre que no representa una simple aceptación de lo que otros piensan, dicen y hacen.
 Para tal efecto, los preceptos de honradez, amor a la verdad, modestia y la ciencia al servicio del hombre, establecen un código de ética en la investigación educativa, es obligación de una conducta correcta. Las múltiples situaciones a las que hay que dar respuesta desde cada profesión, muestran que la ética profesional es una parte de cada acto profesional individual que incluye un conflicto entre el efecto intencionado y el efecto conseguido.
Es importante señalar que la ética del docente investigador,  fomenta la práctica de los valores democráticos en el ejercicio profesional contribuye a formar ciudadanos orientados a proteger los intereses de las personas, a promover la participación; es decir supone la humanización del orden social, basado en la libertad, la igualdad, la tolerancia, la solidaridad, el respeto mutuo y el cumplimiento de los deberes y derechos. Así mismo, Ferrer (2004) el profesional docente que realiza investigación  debe practicar en su hacer investigativo la equidad, el respeto, la integridad y la honestidad para desarrollar un criterio racional  que relaciona la calidad del servicio que ofrece con lo que consigue a cambio; esto es, aplicar prudentemente la justicia que los lleva racionalmente a igualar  y ajustar los derechos y obligaciones del investigador.
Bajo estas consideraciones, el docente investigador debe tener presente los principios éticos en su trabajo como profesional de la docencia, es su  responsabilidad exponer en forma escrita y oral los resultados de su quehacer científico, saber elaborar artículos y libros a fin de difundir su labor científica, capaz de exponer ante cualquier tipo de público sus trabajos de investigación para someterlos a la crítica y contribuir así a que otras personas participen en la construcción del conocimiento mediante la presentación de sus experiencias, dudas e inquietudes como docente investigador.

Formación ética del investigador: códigos y normas

La ética es una disciplina filosófica que propone el estudio de los actos morales, el análisis de la conciencia moral, que son explicadas por  Baquero, Pérez, y Sánchez, (2006: 786), como “principios directivos que orientan a las personas en cuanto a la concepción de la vida, el hombre, los juicios, los hechos, y la moral”. El ser humano está dotado de conciencia, la cual le otorga la posibilidad de conocerse a sí mismo, así como al mundo que le rodea, de esta forma se conoce de inmediato y puede juzgar de forma segura sus acciones.
Apoyando lo anterior,  Agudo (2006), sostiene que el término de conciencia moral se refiere a aquella que nos permite diferenciar lo bueno de lo malo. El conjunto de los juicios procedentes de la conciencia moral recibe el nombre de moralidad. Por otra parte, la moralidad pasa a ser la materia sobre la cual especula la ética, en la actualidad, la ética en el proceso de investigación es un tema poco abordado en la etapa universitaria, por lo que debe ser analizada para prevenir infracciones que podrían afectar el desarrollo de todo investigador en formación.
La ética en una profesión es la obligación de una conducta correcta.
Las múltiples situaciones a las que hay que dar respuesta desde cada profesión, muestran que la ética profesional es una parte de cada acto profesional individual que incluye un conflicto entre el efecto intencionado y el efecto conseguido.
Así pues, desde el punto de vista de la investigación, un acto ético es el que se ejerce responsablemente, evitando el perjuicio a personas, que a veces se realiza inconscientemente, por estar vinculado el daño a los métodos que el investigador utiliza para la consecución de sus fines .En los últimos años, según Anderson y Ball, (1978), se han realizado diferentes códigos de ética y normas de actuación para la investigación educativa. En la mayoría destacan: la protección de los seres humanos, que el investigador dé a conocer su orientación y valores, que respete las condiciones de intimidad.
En este sentido, reflexionar sobre aquellas normas que   como investigadores deben respetar los actos o los resultados de los mismos, sean éticamente correctos. Según  Galarce (1996), entre los principios y valores que debe poseer  cualquier profesional se destacan:
Honestidad. Aprender a conocer sus debilidades y limitaciones y dedicarse a tratar de superarlas
Integridad. Defender sus creencias y valores, rechazando la hipocresía y la inescrupulosidad y no adoptar ni defender la filosofía de que el fin justifica los medios , echando a un lado sus principios.
Compromiso. Mantener sus promesas y cumplir con sus obligaciones y no justificar un incumplimiento o rehuir una responsabilidad.
Lealtad. Actuar honesta y sinceramente al ofrecer su apoyo, especialmente en la adversidad y rechazar las influencias indebidas  y conflictos de interés.
Ecuanimidad. Ser imparcial, justo y ofrecer trato igual a los demás
Dedicación. Estar dispuesto a entregarse sin condición al cumplimiento del deber para con los demás, con atención cortesía y servicio.
Respeto. Demostrar respeto a la dignidad humana, la intimidad y el derecho a la libre determinación
Responsabilidad. ciudadana Respetar, obedecer las leyes y tener conciencia social
Excelencia. Ser diligentes, emprendedores y estar bien preparado para ejercer su labor con responsabilidad y eficacia.
Confianza y confiabilidad. La confianza de otros descansan en el ejemplo de conducta moral y ética irreprochable.
Justicia social. A fin de ser capaz de agruparse para buscar reivindicaciones en torno a su desenvolvimiento en el plano económico, político y social.
Congruencias. Implica coherencia, en lo que se vive y lo que se dice.
Estos valores se harán prácticos si muestran acciones y comportamientos cívicos y se encuentran orientando las normativas por voluntad axiológica que se requiere para darles cumplimiento. Lo contrario supone negar o poner en duda la validez del valor que se desea presentar como paradigmas de una forma de comportamiento, animadas por una convivencia que persigue el bien en común.
Todo profesional tiene un código de ética, establecido socialmente, lo cual determina parte de su práctica. Esto se adquiere en el proceso de formación del profesional, algunos autores señalan que se perfila durante todo el Sistema Educativo, desde el nivel de preescolar. La conciencia social definida como “el saber o no saber sobre sí mismo, sobre el propio mundo, sobre la realidad y sobre los demás, que le permite a alguien tener una identidad personal y social” (Martin Baro, 1989 ct por Salas, 1993).
La formación ética del investigador está impulsado por las exigencias que propicien, sustenten y enfaticen los criterios de la ética, la moral, los valores y que solidifiquen el comportamiento del investigador.
 Esta se fundamentará en las actuaciones del investigador,  es decir, estará abierto a difundir conocimiento, profundizar saberes y demostrar desempeño dentro de las normas éticas establecidas en la Ley de Universidades. En tal sentido, Santana (2000), plantea la existencia de elementos que contribuyen a garantizar las normas éticas  en las investigaciones denominadas:
Contextualización: Enmarcar la realidad cónsona con las circunstancias donde se desarrolla la investigación.
Credibilidad: Demostrar congruencia de lo que siente, piensa y dice en las investigaciones tutoreadas.
Fortaleza: Trasmitir seguridad y fortaleza apoyada en la autoestima.
Perseverancia: Formar hábitos y actitudes éticas con demostración de constancia en el trabajo.
Libertad: Generar conductas espontáneas producto de la propia convicción.
Responsabilidad: Asumir los compromisos que se generen en las investigaciones.
Crítica: Razonar críticamente normas, reglas y principios y ajustarlas a la realidad.

Comportamiento ético en el docente investigador

El comportamiento ético en el docente investigador, centra su atención en el comportamiento del hombre, por esto es conveniente formularse las siguientes interrogantes: ¿Cómo se conduce en el ámbito laboral? ¿Se refiere a una decisión interna y libre?  ¿Es acaso un compromiso permanente frente al trabajo realizado?.
De estas reflexiones  no escapan los investigadores quienes al ejercer su profesión se enfrentan a dilemas éticos. El hombre es un ser en proyecto, un ser que se va haciendo. Ser persona es una posibilidad en la cual se encuentra el hombre permanentemente. Llegar a ser persona debe constituir la meta de nuestra existencia individual y social y  realizarse  como persona significa llegar a ser, desarrollando dimensiones e internalizando los valores humanos. La ética es el compromiso  efectivo del hombre que lo conduce hacia su autentica realización de lo que es y debe ser como persona.,
La ética profesional es necesaria, por cuanto las personas que ejercen una profesión en la que ofrecen conocimientos y habilidades al servicio de otros, tienen responsabilidades y obligaciones con todos los sectores  que confían en su trabajo. Un pre-requisito para los profesionales es la aceptación y el cumplimiento de las normas éticas que regulan su relación con los clientes, empleadores, empleados, estado y público en general, lo cual hace necesario un código que contenga las normas generales de conducta  aplicables a la práctica diaria que ofrezcan mayores garantías de solvencia moral en su actuación profesional
Según  Ríos (2004), el comportamiento ético no es ajeno al ejercicio profesional, este es un componente inseparable de la actuación del profesional en la que pudieran estar presentes tres elementos: un conocimiento especializado en determinada materia, una destreza técnica en la aplicación a un problema que se pretende resolver  y un cauce de la conducta del operador  cuyos márgenes no pueden ser desbordados sin faltar a la ética .de las consecuencias de sus actos. Este comportamiento ético no depende directamente de ciertas normas o códigos de ética  de los gremios profesionales ya que es por esencia libre, consciente y responsable de las consecuencias de sus actos.
La ética en el sentido profesional, para Ferrer (2004), está directamente vinculada con la calidad moral del trabajo, en el modo de llevar a cabo las tareas diarias e implica vocación de servicio responsabilidad y honestidad el fomento y la práctica de valores democráticos  en el ejercicio profesional contribuye a formar ciudadanos orientados a proteger los intereses de las personas, a promover la participación; es decir supone la humanización, el orden social basado en la libertad, la igualdad, tolerancia, solidaridad, el respeto mutuo y el cumplimiento de los deberes y derechos.
Sin embargo, para que el investigador se conduzca éticamente en el ejercicio de su profesión, no basta con el establecimiento de códigos y normas, sino que su actuación este basada en valores éticos-morales, comprendiendo además las implicaciones de sus actuaciones, en cuanto al impacto positivo o negativo de las mismas, es así como el hombre se proyecta en la realidad objetivo que lo circunda, contribuyendo a reforzar las normas  de convivencia  de su sociedad, desde la organización hasta la comunidad
Para Villarini (1994), citado por Galarce (1996), hay  tres tipos de condiciones o imperativos éticos profesionales. Competencia, la cual exige que la persona tenga los conocimientos, destrezas y actitudes para prestar un servicio; servicio a la colectividad, donde la actividad profesional solo es buena en el sentido moral si supone al servicio de la colectividad; y solidaridad estableciendo relaciones de respeto  y colaboración entre sus miembros.
Todo profesional debe poseer las competencias necesarias para la realización de su labor investigativa, sentirse comprometido con el hacer y el convivir capaz de anteponer los intereses colectivos sobre los individuales.
De acuerdo a Escobar (19992), el hombre tiene derecho a seleccionar una profesión donde pueda desarrollar sus potencialidades coadyuvando al beneficio social. Define la profesión como la actividad o trabajo aprendido, mediante el cual el individuo trata de solucionar sus necesidades materiales  y de la personas a su cargo, servir a la sociedad y perfeccionarse  como ser moral. La profesión está estrechamente vinculada a la vocación la cual tiene profundas raíces éticas.
Según (Galarce, 1996). El perfil de los profesionales debe estar orientado al diseño de una nueva realidad de política económica y social encaminada a lograr cohesión social y ordenamiento de la sociedad y de sus instituciones. Para ello, es necesario poseer disposición y capacidad para desempeñar e implementar proyectos sociales de alcance nacional, liderar comprometidamente políticas sociales coadyuvantes al desarrollo individual y colectivo de su comunidad en búsqueda de una mejor calidad de vida; poseer destrezas y habilidades para conducir la organización donde laboran hacia los objetivos propuestos, formado bajo profundos principios éticos que le permita un ejercicio de su profesión signados por valores necesarios para tal fin.
Ahora bien, un valor importante en todo profesional es la identidad; es decir la capacidad que tiene  de proyectarse a través de su profesión, desarrollada de manera individual  o a través de una organización en particular, su enfrentamiento con la realidad dependerá de la honestidad con que se cumplan, en claro enfrentamiento con el engaño y la falsedad. Actuar con recto proceder implica ser transparente  a fin de lograr una verdadera convivencia en los espacios públicos.  Desde el punto de vista de la investigación educativa  un acto ético es compromiso que debe  ejercerse responsablemente, evitando el perjuicio a personas, que a veces se realiza inconscientemente, por estar vinculado el daño a los métodos que el investigador maneja para la obtención de sus fines.
Lo antes planteado, conlleva a reflexionar sobre la actuación ética del docente universitario en la resolución de problemas de nuestro entorno social el educador, tiene la obligación de ser a su vez un investigador, razón por la cual, no debe bastarle con saber la ciencia o el arte en que doctrina, sino que, como guía de pensamiento justo y verdadero, debe tener una expresión, iluminada por la llama de la ética que surge del reconocimiento sereno y honrado de sí mismo y la trascendental labor que desempeña mediante la práctica de la función investigativa en la transformación del mundo caracterizado por la tendencias globalizantes.
Finalmente, es urgente la necesidad de diseñar propuestas para formar investigadores cuyas contribuciones deben proporcionar elementos innovadores que favorezcan la formación del investigador mediante la ampliación de experiencias asertivas, multidisciplinarias y éticas a través de las diversas actividades académicas que se ejecuten  en el entorno universitario.
Así mismo, formar investigadores universitarios de calidad en el campo de la educación, por cuanto se viene presentando en el ámbito universitario una serie de problemas de carácter ético que influyen en forma significativa en los procesos científicos y académicos,  donde la innovación, la flexibilidad, los valores y las ideas deben estar a la par de lo que se requiere con miras a dar respuestas a las exigencias de la sociedad para  desarrollar  investigaciones que promuevan el cambio social.
También, se afirma la existencia de competencias que contribuyen al crecimiento del conocimiento y enseñanza del proceso de investigación entre ellas: competencias referidas a comportamientos profesionales y sociales las cuales proporcionan toma de decisiones y responsabilidades necesarias en cualquier investigación.
Otra competencia se refiere a actitudes, es decir el investigador de hoy tiene una gran responsabilidad para motivar el trabajo, adquirir compromisos y adaptarse a los cambios conjuntamente con el entorno La docencia y  la ética en la investigación deben estar estrechamente unidas y ser asumidas por el educador como una actividad intrínseca de él como ser  socializador y productor de conocimiento.

Reflexiones  finales

A todos nos interroga y nos pone problemas la vida. Por eso continuamente se está buscando respuestas, explicaciones e interpretaciones, aventurando soluciones, corrigiendo sobre la marcha cuando nos equivocamos. Hay en nosotros una fuerza interna que no nos deja descansar tranquilos… Investigar es un modo de ser personas, con ética aun cuando no nos demos cuenta de que toda vida es una investigación. Cada uno investiga a su manera, pero lo que aprendemos durante la vida y desde la vida no se reconoce oficialmente como investigación porque le falta un método que acredite a nuestra investigación como científica y al saber obtenido como ciencia.
Y en consecuencia, reivindicar el valor del saber que obtenemos en esta convivencia en la Cátedra Ética y Valores Con esta materia surge el reto de la innovación; frente a una educación que no ofrece propuestas, surge el reto de la creatividad; frente a una educación desconocedora de la realidad de las personas, grupos y comunidades, surge el reto del descubrimiento.  Solo aprende quien investiga con respeto y transparencia. Y esto es válido tanto para nosotros como para la gente de nuestra comunidad en la que queremos promover procesos de aprendizaje. Porque quien investiga solo para aprender es un egoísta.
Toda investigación tiene sentido cuando sirve para transformar
la vida de nuestra comunidad, en todos los ámbitos en que ella se
expresa: económico, social, político… educativo, laboral, religioso, espiritual… Todo esto nos impulsa a adentrarnos en el campo
de la investigación en las ciencias sociales: para descubrir que se ha
hecho y, sobre todo, para descubrir lo que se puede hacer y cómo se
puede hacer.
En consecuencia es  necesario que los docentes estemos dispuestos a reconocer y aceptar el cambio. Mientras se mantenga patrones culturales que tiendan a la fragmentación del conocimiento y a la desvinculación entre escuela y contexto, la transversalidad no tendrá posibilidades. La estrategia debe tender a desarrolla la mirada heurística respecto al quehacer educacional. Hay que vincular y articular conocimientos de manera transversal y relacionar el currículo con el contexto
En la medida que se avance en una pedagogía de la imagen, la diversidad y la tolerancia mediante esquemas participativos y horizontales para estimular la creatividad de estudiantes, docentes y directivos será posible transformar el aparato escolar. Esa es una condición necesaria, si bien no suficiente, para que la transversalidad pueda instalarse en el currículo explícito e implícito de la práctica escolar.
Lo antes planteado, lleva a reflexionar sobre la actuación ética del docente universitario en la resolución de problemas de nuestro entorno social el educador, tiene la obligación de ser a su vez un investigador, razón por la cual, no debe bastarle con saber la ciencia o el arte en que doctrina, sino que, como guía de pensamiento justo y verdadero, debe tener una expresión, iluminada por la llama de la ética que surge del reconocimiento sereno y honrado de sí mismo y la trascendental labor que desempeña mediante la práctica de la función investigativa en la transformación del mundo caracterizado por la tendencias globalizantes.

REFERENTES BIBLIOGRAFICOS

Araujo, R. Caterina, C., Juliana, F.  (2006). La  Formación Ética del Investigador Latinoamericano. Multiciencias. mayo-agosto, año/vol.6, número 002. Universidad del Zulia. Punto Fijo, Venezuela pp. 174-179
Escobar, G. (1992). Ética. Introducción a su Problemática e Historia. 3era edición. Mc. Graw Hill. México.
Ferrer, J. (2004). Ética de la gestión pública: Plataforma de sostenibilidad suscrita por la sociedad civil, clave en la lucha anticorrupción. Ponencia presentada en el Congreso del CLAD. Madrid. España.
Galarce, E. (1996). Desarrollo de Valores Éticos. Revista APEC (Asociación de Profesores de Educación Comercial).Volumen 18.Argentina.
Marquez, A. (2001). Ética del investigador y desecho de autor. En Memorias de las Jornadas de Discusión de la Gestión de Revistas Científicas Arbitradas. Maracaibo.
Martin, V. (2001). La ética en la gestión pública. Ponencia presentada en el VI Congreso Internacional del CLAD. Buenos Aires. Argentina.
Navarro, J. (2002). Deberes y códigos de ética de los investigadores. En www.aceproyect org.
Rios, L. (2004). La Ética Profesional. Ensayos Jurídicos. Colegio de Abogados AG. Valparaíso, Chile. En www.abogados-al paraíso.cl/ensayo2 htm.
Silva, J. (2002). ¿Qué es eso de ética profesional?. Revista Contaduría y Administración. No 205 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada